CODICADER desde mi óptica

Por iniciativa de un grupo de entusiastas dirigentes gubernamentales del deporte centroamericano, se constituye el Consejo del Istmo Centroamericano del Deporte y la Recreación.

Un Organismo Regional  reconocido por el Sistema de Integración Centroamericana, con la atribución de establecer la política deportiva centroamericana. 

Un diagnóstico promovido por la UNESCO, allá por 1995, vino a destapar la realidad del Deporte, La recreación y la Educación Física en  la  América Central, así por la incorporación de la República de Panamá.

 

Muchas son  las Autoridades Gubernamentales del Deporte que un granito de arena  han venido a aportar, a éste fenómeno de integración regional, ejemplo a seguir en el Caribe, en el Sur y porque no en los otros continentes  también.

Niños y jóvenes representando a su país, han compartido y competido dentro de un ambiente propicio de paz y amistad, con la idea de acudir a las armas nunca más.

Una zona amenazada por  la droga,  la corrupción, las maras, el lavado de dinero y quién sabe qué otras cosas más,  viene a la vez a ofrecer una sana alternativa para las futuras generaciones y hacer de la región un solo campo de juego limpio y de franca solidaridad.

Los Gobiernos mencionados, ya están convencidos de que éste tipo de inversiones sociales no solamente a sus propios deportistas  vienen a favorecer sino también a todo aquel ciudadano que con orgullo su bandera saca a relucir.

El éxito y la victoria no debería ir más allá que una felicitación y reconocimiento al adversario por su logro consumado con respeto a la norma de juego y al fallo arbitral, eso fortalece la  paz espiritual en cada uno de los miembros de una delegación deportiva dispuesta a participar, en el  intercambio deportivo auspiciado por el CODICADER.

En una mesa de trabajo muchas veces, discusiones acaloradas, suelen aparecer, cada dirigente con su aporte quiere sorprender y con ello favorecer un interés particular, pero al final y al cabo una resolución se dictará para beneficio de todos sin importar el país de origen más que el interés regional.

No me atrevería a nombres mencionar como muestra de agradecimiento a ésta realidad deportiva de la que ya nos hemos referido, con mucho entusiasmo y esperanza  de que pueda continuar por muchos años más.

Que venga el chapín, también el beliceño, se junten con el  catracho y el cuscatleco, abracen al pinolero, al tico y al pana también para que juntos podamos seguir disfrutando de esta fiesta deportiva herencia sin precedentes para la historia universal.

 

Lista de Editoriales